Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Suecia
 
 
ESTOCOLMO REAL

Estocolmo y sus palacios. El brillante escenario de la boda real de Suecia

Se casa la Princesa Magdalena de Suecia, y la Estocolmo más palaciega, desde el Gamla Stan hasta Drottningholm, brillará con más luz que nunca.
 

Estocolmo será el epicentro de la realeza mundial con el inicio de los actos nupciales de la Princesa Magdalena de Suecia y Chris O'Neill. Desde el día 7 con la recepción real y la cena de gala con los invitados en el Grand Hôtel, los palacios y símbolos reales de la 'Venecia del norte' se convertirán el escenario de excepción del enlace, que tendrá lugar el 8 de junio.

Gamla Stan, la isla con más historia de la ciudad, dónde se encuentra el casco antiguo, alberga el Palacio Real de Estocolmo. Con su arquitectura barroca y su gigantesca estructura será el lugar donde la princesa y el empresario se den el 'sí, quiero', momento a partir del cual la ciudad retumbará con el sonido de los cañones de la isla vecina de Skeppsholmen, que lanzará 21 salvas en intervalos de 5 segundos.


Una isla, Skeppsholmen, que también será protagonista por el puente que le da acceso: el famoso puente de las coronas, símbolo de la ciudad donde sin duda se agolpará la multitud para presenciar los actos de la boda. Los dos broches dorados del viaducto representan la realeza de una ciudad que vive de las aguas del Báltico que bañan sus 14 islas.

Aguas que atravesarán los ya marido y mujer para llegar a uno de los lugares más majestuosos de toda Suecia, Drottningholm, el palacio real mejor conservado de todo el país. Una villa de magníficos salones que contiene un teatro, un pabellón chino y unos jardines dignos de los huéspedes que alberga la que es actual residencia permanente de los monarcas suecos.


Un viaje que emprenderán no antes de recorrer en un carruaje las calles aledañas al Palacio Real. Cruzando los puentes que conectan con la isla de Gamla Stan y pasando junto a las casas de colores e históricos edificios que forman este barrio. El museo Nobel, otro de los grandes protagonistas de Suecia, o la catedral de San Nicolas, la iglesia más antigua de la ciudad.

Una ciudad para verla en panorámico


El entramado de islas holmiense se rodea de miradores, todos ellos mirando hacia la histórica isla central. La escondida pasarela de madera que es el Paseo Monteliusvägen, el imponente y ferreo ascensor de Katarina y, por supuesto, la torre del ayuntamiento de Estocolmo, ofrecen tres privilegiadas vistas panorámicas que sin duda dejaran inolvidables imágenes de uno del glamour que derrochará el casco histórico.


Drottningholm, el perfecto punto y final


Una vez en Drottningholm los invitados disfrutarán del banquete de bodas acompañados de la magnificencia del edificio. Una residencia que se construyó en el siglo XVII bajo el modelo francés del arquitecto Nicodemus Tessinm y que tiene el honor de haber sido declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Su teatro del siglo XVIII es una maravilla de la dramaturgia europea, siendo el único del mundo que aún funciona de forma habitual con su maquinaria original. Un lugar que se puede visitar, al igual que todos los grandes símbolos monárquicos de Estocolmo, a través de rutas turísticas o visitas guiadas.
B. Iru Pérez Cabrera | 31 de Mayo de 2013